19 octubre 2008

Sopa Reunión corazón-cuerpo (de verduras con pasta)


Este campanario del Monasterio me va a volver loca.
Está descontrolado como los gallos que ya no cantan al amanecer, sino tres horas antes, o cinco después.
Pero qué querrán decirme ahora con ese llamado, hora en punto no es... ¿misa acaso? ¿tendrán un lenguaje propio y secreto para avisarse entre la iglesia, las huertas y el patio?, jolín, sería más práctico llamarse a gritos que así no descontrolan los domingos del personal.
Y conste que me encanta el sonido de los campanarios, pero los campaneros locos me sumen en cierta inquietud. Manías de una que no lleva reloj, que para no llegar tarde marca un intervalo de tiempo amplísimo y que empieza a sudar dos días antes de ciertas citas haciendo un planing que luego no cumplirá. Lapsus mañanero.


A veces el corazón no está donde se encuentra el cuerpo. Hoy el cuerpo disfruta una mañana agradable, soleada, atemporal, a-estacional, y el corazón se moja en cualquier lugar donde quiera caer la lluvia, horizontal o vertical.
Para ese sitio de agua en los cristales, donde la gente sonríe en los mercados, y los hornos cocinan dulces calabazas va esta receta hoy.
La guardaré hasta que el cuerpo y el corazón se reúnan y la lluvia acompañe. Pena que aún no funcione lo del salto espacio-temporal, por no funcionar ni las herramientas del blog. Así que todo en tipo olivetti profesional -que tiene su encanto, por cierto- , sin colores ni mucho orden, que cuando es gratis no se puede protestar...


SOPA DE VERDURA CON PASTA Y JUDÍAS


INGREDIENTES
Verduras en taquitos (calabaza, calabacín, zanahoria, habichuelas o judías verdes según se conozca, puerro)
Judías frescas desgranadas
Cebolla picada menudo
Oliva
Vino blanco, Tomillo, Pimentón y pizca de Comino
Espirales

PROCESO: o bien ir rehogando a fuego fuerte y en poco aceite las verduras, añadiéndole las yerbas, el pimentón y el vino justo antes de añadirle el agua, o bien ponerlo a cocinar con agua y todo en crudo.
A mitad de cocción, o poco más, añadirle la pasta al gusto y terminar de cocinar.

6 comentarios:

Erdecai dijo...

Sí señora, una sopa muuuuy saludable y sabrosa.

Gracias por la sugerencia!!!!

Juan dijo...

Una sopa muy buena, seguro que si.
Saludos

Ana dijo...

Que sopita más rica...creo que me gustan tanto como a tí las verduritas, y esa sopita caliente...uhmmmm...

Me he reido con tu siempre maravilloso texto, yo también tengo cerca las campanas de la iglesia y es curioso la de cosas que cuentan....

Pásate por mi blog que tienes un regalito....

Adormidera dijo...

Cómo me he sonreído leyendo estos comentarios.
Los chicos siempre tan prácticos.
jajaja, Un saludito, Gaditano!!

Juan, te aseguro que deliciosa y reconfortante.

Ana, un día podías contarme algo, mira que son embelesadores esos sonidos. En este caso es un campanario reformado hace unos años y que de verdad no sé qué les hace usarlo unos días sí, otros días no y nunca a horas fijas. jajajajjaja, definitivamente o se hablan entre ellas (es un monasterio de clausura cisterciense)o lo hacen por el placer de escucharlo en cualquier ocasión -normalmente mañanera pero sin hacer caso al reloj-.
Y sí, me gustan y me divierten las verduras, me apasiona jugar con ellas, lo que con la carnes o pescados no.
Un besote

MolyGalicia dijo...

Hola mi niña!!!! jooo me has hecho recordar la sopa de macarrones que hacía mi abuela ayss como la añoro, ella la hacia con macarrones y aún hoy día cuando la hago a mi padre le encanta, esta receta tuya me parece muy apetecible por los ingredientes que lleva, la proxima vez la haré así....me ha encantado leerte sobre todo porque hoy me has traído recuerdos muy bonitos....

Besiños linda

Adormidera dijo...

Moly, es la estación que empuja a invocar sabores y hasta recuerdos de siempre.
Me fijaré por si subes la tuya, las sopas son mi perdición la mitad del año.
Un besote grande.