20 noviembre 2008

DIBUJOS ANIMADOS (Ensalada de frutas)

Para que luego digan que en 2008 no hubo canción del verano.
Yo tuve una:




Ah, ¿que ustedes no discuten si Lucas es un pato o un hombre? ¿que están seguros que no somos ilusión del que dibuja?
Mi luz, mi corazón, mi pajarita, mi creyón (cómo me gusta esta palabra), por verte fui dejando siluetas en las puertas.
Mi luz, mi corazón, mi tinta china por amor, le pido al dibujante que me lleve en un cometa...

Y como va hoy de colores y de dibujos y de viajes en cometas, subo la ensalada que comí ayer, que efectivamente te lleva de viaje con sólo probarla y en el plato parece dibujado con pasteles. Era para acompañar pollo asado con coñac -mi favorito- y castañas guisadas con anís (por si alguien se piensa que no como).

ENSALADA DE FRUTAS


INGREDIENTES:
- Verde al gusto
- Tomate pequeño en octavos
- Plátano en rodajas
- Vinagreta con confitura de mangos (cucharada de confitura, parte de vinagre de manzana, tres de aceite del bueno y sal)

9 comentarios:

Kako dijo...

Adormilera, muchas gracias por tu visita, ha sido un gusto conocerte. Tienes un blog precioso y no sé realmente que gana mas votos, si las recetas, las reflexiones entre medio o las fotos, es todo un conjunto que lo hacen lindo e interesante.
Estaré visitandote y con mucho gusto.
Cariños.

Juan dijo...

Adormidera. No se con cual quedarme, si con los dibujos animados o con la ensalada de frutas. Me quedo con los dos. Con uno porque me retrotrae a otros tiempos, no se si mejores o peores, ahora no los cambio porque es en este momento cuando uno cree que conoce a las personas y eso antes no sucedía, solo se pensaba en disfrutar y pasarlo bien, cosas de la edad, con la otra porque es una maravilla ver la conjunción de colores que has logrado. Aparte de excelente cocinera eres una muy buena fotógrafa. Y ahora te pregunto, espero no te moleste ¿como haces las castañas guisadas con anís?
Saludos

Marhya dijo...

Ay qué bueno!!! Me encantan las pelis de dibujos, esa es otra cosa que se me ha pegado de mi padre que siempre le han gustado, jejeje.
No me importa los años que tenga, el otro día el jefe y yo nos tragamos "buscando a Nemo" con anuncios y todo.
Yo tengo muchas dudas existenciales con los dibujos, la eterna duda de qué animal es Goofy si tiene como mascota a Pluto que es un perro, por qué nunca han repuesto Mofly el último Koala o por qué todos los gatos de dibujos parecen tan tontos (con lo listos que son los míos, que me dejan asombrada día tras día).
Supongo que comiendo la ensalada no obtendré respuestas, pero se ve tan colorida y apetitosa que apetece igualmente.
Muchos besitos!!!

Adormidera dijo...

KAKO, el gusto ha sido mútuo y ya te aviso que el camino está siempre iluminado. Sólo espero que cuando me visites tenga en algún armario algo rico para acompañar el té, que sé que llegarás helada.
Un abrazo

Adormidera dijo...

Ay, Juanillo, yo tampoco cambio esta época de mi vida, y espero seguir pensando lo mismo a medida que lleguen otras.
En cuanto a los piropos que agradezco, decirte que me dejan a mí sin palabras. Me sumen en una ñoñería tontorrona que no pega nada con mi imagen pero que viniendo de ti se aceptan con cariño.
Te confieso que a estas alturas de cocinera sólo tengo el gusto por hacerlo, y por supuesto por comerlo, y de fotógrafa úicamente el empeño veleta que me hace volcarme en mil cosas que me atraen... como todo lo que hago, sin técnica, con intuición e impaciencia.
Pensaba subir hoy otros temas, pero ea, que creo que tengo un par de cosas con las que relacionar las castañas, te lo pongo por ahí, aunque supongo que en todas partes se tomarán igual, ¿o no?
Un besazo

Adormidera dijo...

jajajajajaja, Maby, así estaba yo engañada sobre el reino gatuno.
Pensaba que se pasaban el día en un rincón, mirándote con cara de pocos amigos, estirándose para ir a comer y odiándote en secreto.

Así desde un año estoy que no entiendo nada. Tengo un gato que parece un perro, que me pide para salir, que se empeña en seguirme por toda la casa y los alrededores montando guardia cada momento que me paro -pero no es que iban a su bola y eran perezosos??-. Hace poco he llegado a la conclusión que también sabe cuando no estoy de mucho ánimo, me despioja como a uno más, sabe que a mí en particular no me gustan los juegos y se empeña en tomar mis hombros y cabeza como atalaya para tener mejor visión del mundo.
Jolín, si a mí me habían dicho que pasaban de lo que no fuera ellos mismos.

Y hablando de todo un poco, Goofy es algo como lo que dice Pedro "un dibujo como gente" No sé si por personajes de estos muchos llegamos a lo que llegamos, que ni humanos ni animales. Pero ahora que lo pienso, yo me alegro de haber salido así, y ser capaz de hacer siluetas en las puertas y pedir al dibujante que me lleve en un cometa. Habrá tiempo cuando aterrice de atusarme las faldas y volver a la formalidad.
De todas formas, de niña debía ser yo o muy fantasiosa o completamente carente de curiosidad porque esas preguntas me las haría ahora, ¿pero entonces?... ¡qué moños!... como si me hubieran dicho que Pluto era hijo natural del Pato Donald.

Un besazo

Pdt. La ensalada te gustará, pero que sea con mucho aliño. Oigggg, ayer leí por algún lado sobre la cocina-comida erótica y se me olvidaron las sensaciones que despierta este plato. (aviso a navegantes)

Marhya dijo...

Adormidera, yo tenía miedo a los gatos porque de niña me mordió uno al intentar acariciarle, ahora tengo cuatro a cual más cariñoso, a veces van a su bola y se largan por las tapias con sus congéneres pero en general son muy mimosos, me muerden las zapatillas para pedir mimos, les encanta que les acaricien la nuca, el lomo y hasta la barriga y son muy listos, les falta hablar, no pensé que eran unos animales tan inteligentes, la verdad.
La ensalada ya con el remate de si tiene efectos afrodisiacos o eróticos, ya verás lo rápido que la probamos todos, jejejeje.
Besos.

Adormidera dijo...

Ay, Marhya, es que yo quitando alimentos migosos, con excesos de ajo, cebolla o salseríos cocinados, encuentro erótico casi todo, jajajajajajaja Y es que si uno quiere... En fin, que lo del erotismos culinario es cosa de pretenderlo también. Pero desde luego esta ensalada (bien aliñada) probarla que tiene todos los puntos. Uhmmmmmmm

Miedo a los gatos?? De qué me suena?? Por este lado los pobres animalicos no tienen la culpa de nada, ni las arañitas muerden, ni los perros ni los gatos me cataron nunca, ni las gallinas, conejos, ratitas... y el extenso repertorio de vida animal al que yo temo o he temido.
Los gatos aún habían rellenado muchas papeletas, con esos sonidos y ronroneos nada atractivos para mí, con esa distancia, misterio, mirada y movimientos felinos tan seguros, con esas uñas y dientes afilados, oiggggggg, y con esa manía de rozar mis pies. Decir miedo era decir poco. Hace unos años, dando un paseo cerca de aquí, un gatito abandonado nos siguió a mí y a mi compañero. Entonces llevaba yo en la mochila-bolsón o lo que tocara ese día, casi de todo. Así que en aquella ocasión y revolviendo hasta las miguitas del fondo, encontré algo comestible, una chocolatina con poco chocolate, eso sí.
Total, que era tal la desesperación y el estado lamentable del pobre animal, que le di unas miguitas de la galleta. Se nota que tanto azúcar lo dejó medio traspuesto, chiquitín que era él aún.
Nos habíamos sentado al abrigo de una ermita cerrada, con el puerto de santa cruz a los pies. Despistada como estaba hablando y coqueteando (ésto solo lo supongo)no vi que el gatito chico había dado un rodeo, subido al murete y empezaba a escalar mis muslos. Ahí ya me quedé petrificada. El lindo (?) gatito, encontró acomodo y calor estupendo en mi jersey largo. Esponjó el lugar con sus uñitas, y se dispuso a dormir.

No sé cuanto tiempo pasó. Yo había quedado muda y sorda, totalmente paralizada, sólo salía de mí el aire y te aseguro que no porque yo lo impulsara, y unos lagrimones silenciosos que me estaban dejando sin líquido. Mi compañero, ante tan inusual acontecimiento (que yo me callara) me preguntó no sé qué y me miró.

Y ahí seguía yo, como estatua de sal sin poder hacer sino destilar agua, ni un grito, ni un sollozo, ni un lamento, ni un "mecaguento"

Hoy, tanto tiempo después, en las reuniones sale la anécdota. Aún el año pasado gritaba cuando la cosa (gatuno recién destetado) me miraba siquiera. Pero no hay mejor terapia que encerrar a la miedosa con su miedo, o al menos en mi caso así fue. Paulatinamente el miedo cesó. Hace unas semanas, lo cogí para bajarlo del sofá. Ahora me dejo sobar anque, eso sí, él sabe hasta donde llega y a mí rarísisisisisima vez me busca mordisquear.
No entiendo nada de gatos, con decirte que hasta hace unos días, cuando está por cumplir un año, la trataba de chica, jajajajajajajaja Menos mal que, con todo, yo siempre tiendo a la uniformidad, unos días le decía "tú, mamonazo", y otras, "tú, preciosa", así que no creo que se sienta mal.

Marhya dijo...

jajaja,qué gusto ver que no soy la única que habla con el gato, cuando me hacen alguna perrería 8debería decir gatería???) les digo de todo, "cabrón, sal de ahí!", mi marido dice que seguro que los vecinos piensan que le maltrato verbalmente, jajajaja.
Pues te diré que los gatos yo tampoco los acogí si no más bien al revés. Recién nos vinimos a vivir al pueblo, apareció una gatita por el patio, se veía que no era aún muy grande y tenía ganas de juegos y mimos y yo ni la tocaba, no creas, pero mi marido si,y la daba de comer y al de unos días no había vez que saldrías al patio que no estuviese la gata, así que al final empecé a tocarla yo también y con mucha precaución, y como no se marchaba de aquí pues aquí el jefe la acomodó una casita con sus cojines y todo en el patio. Los otros tres que tengo ya son hijos suyos de diferentes camadas, y ¡Cómo los quiero! Los toqueteo, los cojo en brazos, de todo. Mi marido todavía me dice muchas veces "y no te gustaban los gatos, eh!". pues no, no me gustaban. ¡Qué vueltas que da la vida!
Besitos.