23 noviembre 2008

Ensalada viernes noche solitario


Domingo de pereza, con catarro renovado que diría mi santa madre.
El sol de la mañana me hace llorar los ojos.
Mil cosas que hacer y un aburrimiento pesado agarrandome de brazos, piernas y, lo que es peor, cabeza.
¡Y ya está bien! ¡Que se me va el día! Creo que hoy definitivamente no llegaré a Puntagorda como me apetecía. Pero me pongo algo de música, miro al mar (tengo que mirar donde perdí las gafas de sol para estos días de resaca animosa) y me decido a trabajar. No es mala manera empezar por subir algo al blog. Pero ha de ser algo fácil, rápido, que no me exija pensar en tortuosas redacciones. Uhmmmm... Sí. ¿Porqué no?

Hace un par de días, en mi recorrido del par de blogs desconocidos de casi cada mañana, me encontré en uno a cuya autora un amigo le había preguntado sobre el erotismo de la comida. Pedía opiniones y recetas que pudieran considerar sus lectores eróticas. Me pareció un tema tan atractivo que no tuve problema alguno por participar. Me gusta que se planteen temáticas diferentes en los blogs de cocina, que agucen la imaginación, la picardía, el ingenio, la participación. He entrado un par de veces, una sólo a escucharme hablar (jajajajjaja), la siguiente ya con alguna receta para plantear.
No, tranquilos, no voy a copiar a idea. No estoy yo con la erótica subida precisamente.
Pero sí me planteé que hay otros tantos temas que abren caminos al cotilleo, la "investigación" (psiquiátrica talvez , jajajajajja ).

Por ejemplo, qué cenaríamos un noche festiva si estuviéramos solos en casa. ¿¿Nos pondríamos el pijama, un tazón de leche hirviendo miel y galletas, una ondilla de cotufas para ver la peli de turno, un bocata prohibido??
¿ Nos vestiríamos de alguna manera especial y nos daríamos un homenaje cocinando algo diferente tipo cena temática?
¿Cogeríamos nuestro libro favorito, nuestras gafas de ver de cerca, un zumo, una manzana y a chascar al aroma del incienso?
¿ Pondríamos alguna melodía en especial, nos llenaríamos una copa de vino, encenderíamos velas y nos dispondríamos a soñar despatarrados en el sofá?

Este viernes pasado hubiera preferido tener otro plan, quizá un paseo al frío norteño, un vasito de vino del país al calor de una chimenea que hiciera revivir manos, pies y narices, mientras más allá de la mampara, los lugareños comentaran las noticias del día y los acontecimientos de la semana ante el silencio cómplice del camarero del bar.
Sin embargo, y como casi nunca es como uno desea: después de una ducha tibia, secarme el pelo y abrigarme bien, puse música en inglés para no entender la letra demasiado empalagosa para mí, encendí una vela, me preparé mi ensalada favorita -la de esa noche y decenas de noches más este verano, y que subí parecida allá por junio-, me puse una copa de buen vino de la isla (no diré si luego cayeron más o no).

Pasaron cosas, me reí. Si no hablara sola a lo mejor sería más explícita, pero como yo sé lo que sucedió no me queda sino subir la foto del delito, del principio del delito, cuando aún era buena yo y no intuía siquiera el calor que iba a pasar.

ENSALADA VIERNES NOCHE SOLITARIO (y repetida)

Lechuga
Col cerrada (repollo en peninsular)
Queso fresco
Pepinillos
Aceitunas negras

Salsa: Yogur natural, poquito de mayonesa industrial (porque no suelo tener en casa yogures griegos sino naturales del montón o desnatados), Oliva, limón, ajo seco, comino, sal y mucha pimienta de colores.


10 comentarios:

Carmen dijo...

Que presentación tan estupenda Adormidera y que rico, tiene una pinta estupenda. Espero que te mejores de tu catarro.

Besos guapa.

Juan dijo...

Adormidera. Cada vez me reafirmo más. Eres, una excelente escritora, una magnífica cocinera y una extraordinaria fotógrafa. La foto que has puesto en tu receta, no es foto es un bodegón en el que reflejas todos tus sentimientos. en definitiva, es una obra de arte que ya la quisieran para sí, muchos afamados artistas. Te digo que me he quedado bastante tiempo observándola y cada vez me gustaba más. Si a ello se le añade,la lectura y la presentación no quedan ganas de hacer nada más.
Deseo que ese catarro desaparezca pata que puedas seguir con tus paseos por esas zonas que tanto te gustan.
Saludos

Cuaderno de Cocina dijo...

Hola Adormidera, mil gracias por tu precioso mensaje en mi cuaderno. Me ha hecho una ilusión tremenda y rápidamente me he venido a cotillear el tuyo, que me ha encantado. Volveré a menudo. Decías que te preguntabas por qué tan pocos mensajes en mi blog. Supongo que se debe a que no le hago publicidad en ningún sitio, ni en foros, ni pertenezco a listas ni nada de eso, puesto que en principio fue solo un reto personal. Y aquí sigo. Mil gracias otra vez por tu comentario y un beso.

Erruki dijo...

Buenos días Adormidera. Como ves ya te estoy visitando y me gusta tu espacio y como escribes, ¡con lo perezosa que soy yo para ello!

Saludos y gracias por tus palabras en mi blog.

picapusa dijo...

Eres magnífica escribiendo, me encanta, y esa foto es fántástica.
La ensalada es muy rica pero.. chiquilla para ese catarro, ¿ no hubiese sido mejor un caldito ? aiss, voy a tener que ir yo para allá

besos adormidera , cuida ese catarro.

Ana dijo...

Hola Adormidera,que presentación tan estupenda, me gusta tu blog. Espero que te mejores de tu catarro.

Adormidera dijo...

Antes de nada, dar las gracias a todos por pasar y por sus buenos deseos. El catarro progresa adecuadamente, o sea, va a su punto álgido para luego bajar empicado como tiene por costumbre una vez al año o cada dos.

Carmen, besazos viajeros y calentitos a ese norte tuyo. Espero lleves bien la ola de frío.

jjajajaja, Juan, por dios, pero no habíamos quedado tú y yo que nada de piropos que luego no sé qué decir? A ver, a ver, que vamos a terminar todos teniendo que graduarnos las gafas de nuevo.
Una cosa sí es cierta: La foto pretendía reflejar mis sentimientos del momento. Me alegro que haya gustado tanto pasando por alto su calidad. Te he de reconocer que a mí también me gusta. Siempre que la miro, recuerdo las sensaciones que la inspiraron... sobre todo calidez, sensualidad y cierta calma.

A la personita que lleva el "Cuaderno de cocina", jolín, mi nombre es rarito, pero lo de "Cuaderno" no se queda atrás.
Cuando empecé el blog yo me preguntaba quién lo miraría. ¿Alguien se percata de un papel volando al viento? Yo reconozco que a mí me atrae pisar fuerte con el pie y cotillear lo que arremolina el aire por casualidad (o no). Me gusta ir siguiendo el cabo de hilo en post de la madeja (entiéndase lugar y personaje nuevo) Por eso no me ha resultado difícil llegar a ti. A ver si surgen más pisadores de papeles volantes y jugadores de a ver quien encuentra el ovillo. Tu recopilación lo merece. Cuando aprenda, te invito a tomar el té.
Un besazo.


ERRUKI, Al final la pregunta que le había hecho a Cuadernosdecocina ve respuesta en tu aportación. Yo siento la curiosidad o te encuentro por casualidad y tú, a tu vez, investigas sobre la persona que te encontró. Con lo que al final se abren las posibilidades y formas que uno tiene para encontrarse. Yo me alegro de haberte descubierto a ti, perezosa pero con qué mano!! Muchas gracias.

Adormidera dijo...

jajajjajaja, PICAPUSA, ahora que lo dices, voy a tener que esforzarme más, ay, ay, qué malita estoy y qué poco me quejo (y si cuela, cuela). Ay, ay, ¡¡lo bien que me vendría un caldito!!
No hace falta que te traigas la hortelana, que yo tengo, eh? No vengas cargando con más.
jajajaja, un besazo Picaniña.

Ana, me gusta que te guste lo que me gusta a mí.
Mil gracias.

picapusa dijo...

Con tantas cosas que nos decimos , se me pasó decirte, y me apetecía, que esa magnifica foto , no sé porqué pero todo lo que centra mi atención es la luz de esa vela. Tanto que mi vista hace que se salte la ensalada y me centre en la luz , tu luz.


besos adormidera, ale ya me quedo más tranquilita.

Adormidera dijo...

PICA... quizá un día contaré porqué lo que comentas justo en el día de hoy me revoluciona por dentro.
Quizá un día cuando calme todo lo que se mueve en mi mundo justamente hoy, y que en cierto sentido tiene que ver con luz.
No es bueno que hoy diga nada sin reflexionar, sin dejar tiempo al tiempo.

Un beso